...

textos que en algún lado tenía que poner.

miércoles, 17 de junio de 2009

Mínimas (3): Morite si podés.


La muerte te deja helada. Es democrática dicen, no distingue mucho la tipa. Te sorprende cuando irrumpe inesperada y te destroza cuando te obliga a caminar por largo tiempo a su lado.


Cuando se muere un ser muy querido algo de vos se va y algo del difunto se te queda. A veces instala en un sitio al muerto de modo más presente que cuando estaba vivo. Y a veces duele tanto que no importa nada más.


Cuando se muere un famoso es rara la sensación. Por un lado está la cercanía, la familiaridad, es un poco tuyo. Y por otro lado la certeza de que era un desconocido. Te angustia si lo admirabas, pero no te da como para llorar a mares.


Cuando se murió mi abuela, hace poco, una amiga del alma me recordó que la muerte no existe.


No existe cuando querés a alguien porque el amor no se muere. Y no existe en el famoso cuando el talento lo sobrevive.


Igual, para ser algo que no existe, demasiado texto. Existe, ensayo mientras escribo, en los que la abrazan en vida. Quien vive vivo no muere, y quien muere al morir es porque ya estaba muerto.


A vos la muerte no te alcanza porque tu talento te supera. Chapeau.

2 comentarios:

Maria Laura dijo...

si es cierto pero sus personajes no los veremos mas que grabados... un poco duele... besote..

Je dijo...

lo que duele mas es la ausencia, el saber que no esta mas, eso es lo que mas molesta y causa ese monton de sensaciones.
Es cierto que ya no esta, pero despues de un tiempo uno se acostumbra, pero la sensacion rara de no verlo o no escucharlo se va disolviendo.
Complicado no?