...

textos que en algún lado tenía que poner.

jueves, 31 de diciembre de 2009

El último: Cortito y al pie (a mis).


Último día del año. Hay sol y es temprano. Suena el despertador porque trabajo medio día. No me molesta para nada trabajar, ahora, al próximo que me diga la frase esa de que el que es jefe no trabaja lo cago a trompadas.

Apuré el baño y el desayuno en silencio para no despertar a la familia. En la cocina los olores de la comida para la noche vieja que se apura más que mi baño y mi desayuno. Son raros los olores de la cocina por la mañana. A veces me pregunto si son los olores que van a recordar mis hijas cuando crezcan. Y uso mucha canela y mucho jengibre para que la nostalgia sea rica.


Me vestí con lo primero que encontré (Ventajas de tener el 90% del guardarropas color negro), anteojos de sol gigantes, con la esperanza de que tapen más que los ojos.
Espié a las nenas, la menor llena de Caladryl porque ayer se la comieron los mosquitos. La mayor muy mayor. Besé a mi amor en los labios, me respondió el beso dormido, casi como un reflejo conocido. Yo no puedo vivir sin esos besos. Quien lo hubiera dicho.

Caminé casi una cuadra con el año en los hombros. Ayer no me pesaba tanto, pero hoy es 31. Año de mierda pensaba, así, como una sensación que me envuelve. 20 kilos menos y me siento pesada. Me jodo, la ironía a veces se te vuelve en contra. Y tengo además la idea de que no tengo derecho a la queja. Me chupa un huevo, si querés llorar llorá dice Moria. Y yo digo que lo que tiene que doler es mejor que duela, sino después se enquista.


La ciudad estaba bastante despierta. No tengo muchos momentos de soledad, así que los disfruto. Ensimismada. Con el pelo mojado. Dejando que el calor de la mañana me de de lleno en la cara (y a la mierda el cáncer de piel, que tampoco es para tanto, que son las 8 de la mañana).

Ya había cola en la carnicería, se mezclan las bolsas de hacer las compras rayadas con los changuitos súper top que se pusieron de moda. Las cuadras que camino están llenas de talleres mecánicos y comercios. Llegando al final de la cuadra me quita de mi propio encierro un grito: Ey! Te puedo hacer una pregunta?.

Miro, si, era para mí. Un pibe que no podría ser mi hijo pero casi, desde una camioneta de fletes, parada en la cola del semáforo en la mitad de la avenida. Una gorra con visera y ojos con chispa, el brazo acodado en V sobre la ventana de la camioneta y la cabeza apoyada sobre el brazo.


Yo no había emitido palabra desde que me levanté. Igual nací con megáfono, así que abrí la garganta y respondí, claro y fuerte: Si!, decime. Y pensaba que todos los que íbamos a trabajar hoy por la mañana compartíamos un secreto.

Me responde: Ayudame!, conocés la calle Te Amo?. Y le explota la sonrisa de dientes.


Me sonrío y me sonrojo. Yo no me sonrojo fácil. Pero tengo la guardia baja. Mientras, como en una escena de una película barata el señor gordo y el señor petiso de pelo blanco de la gomería que saludo todas las mañanas estallan en un aplauso. Se suma el señor de la estación de servicio de la esquina que según mis cálculos vive ahí, o trabaja 24 x 7, que es lo mismo.


Arranca la camioneta, el de la estación de servicio vuelve a su silla, los de la gomería al mate. Sigo caminando.


No es mágico. Pero casi. Ahora falta terminar el día, abrazar a los que quiero. Y empezar el año. No me creo que cambie nada cuando el 31 de paso al 1ero. Pero reconozco que se genera la sensación de que se gana tiempo. Hoy no queda nada, pero a partir de mañana son 365 días para curar las heridas y para amar más.


Pero yo ya tomé una decisión. Mi año terminó hoy a las 8.15 de la mañana. Con aplauso y todo.


Buena vida a todos y un año después, gracias, muchas gracias, tantas gracias, por leer.

10 comentarios:

Anita Quirantes dijo...

la duda es si el Sr. gordo, el Sr. petiso de pelo blanco, y el Sr. de 24 x 7, te aplaudiran el lunes....yo creo que sí, y sino, no sera porque no te lo merezcas...

Ricky dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ricky dijo...

Me sumo a los aplausos.
Porque sí que te los merecés!!!
¿Cómo no aplaudir semejante claridad para pasar al teclado la vida misma, la de todos los días; el eternizar en este ocurrente blog momentos que de otra manera se perderían, o quedarían guardados casi sin querer sólo en algún recóndito lugar de nuestras hoy en día desatentas memorias?.
Leerte es reconocerme en tus textos. Aunque no sea mujer. Aunque no sea madre. Comparto eso sí la nacionalidad: Argentina.
Hasta el primer post del 2010!!!

Tepen dijo...

groso, el de la camioneta y el post.

Lulu dijo...

Qué monada de año el que terminaste!!
Me encantó! qué manera linda de empezar otro!!!

Jajajajajajajaja... Qué bellezas de cosas que no pasan sino a quien debe pasarle!:D

Un feliz año apra tí y los tuyos!:D

(incluido el señor sin cuyos besos no puedes vivir... y las nenas que recordarán el olor a Caladryl ya de grandes, como me pas a mi, por ser alérgica a los mosquitos y tener la suerte de ser imán para ellos....)

Anónimo dijo...

Your blog keeps getting better and better! Your older articles are not as good as newer ones you have a lot more creativity and originality now keep it up!

Un cable a no sé donde... dijo...

Desde el silencio te aplaudo como siempre.
Besos.

Javier dijo...

muy bueno, que bien estuvo el fletero un maestro un romantico de los de antes

Javier dijo...

muy bueno, que bien estuvo el fletero un maestro un romantico de los de antes

Javier dijo...

no sabìa que una mujer podìa sentir estas sensaciones y contarlas en una manera tan sincera, me gustò tu historia